Nouvelles

El Ayuntamiento establece un sistema integral para el mantenimiento de las murallas

11_04_2013_0028_02_Citadel-of-Pamplona_w

El Consistorio regulará, a través de la adjudicación de un contrato mixto de asistencia y obra, un sistema de conservación y mantenimiento del conjunto fortificado de Pamplona (murallas y Ciudadela), de los puentes medievales de Magdalena, San Pedro, Santa Engracia y Miluce y de todo el sistema de señalética. Por este procedimiento el contratante se encargaría, bajo la dirección de los Servicios Técnicos Municipales, de realizar las tareas necesarias para evitar el deterioro del conjunto fortificado, una vez que ya está prácticamente terminado el proceso de recuperación y restauración de los 5 kms. de fortificaciones (salvo el Baluarte de Parma).

Este sistema de prevención establece dos tipos de tareas: trabajos programados de mantenimiento, que se realizarán regularmente, y trabajos puntuales que habrá de acometerse, incluso requiriendo personal especializado de forma esporádica. Las labores que tendrá encomendadas la empresa o agrupación de empresas que resulte adjudicataria del procedimiento serán, en el ámbito de la fortificación, desde la conservación y el mantenimiento, hasta la limpieza de elementos vegetales, suciedad o pintadas, pasando por la reparación de elementos de cantería o fábrica de ladrillo, la reparación y limpieza de la señalización y los trabajos auxiliares vinculados, como albañilería, jardinería o instalaciones en el entorno de las murallas. Para ello las propuestas de los licitadores deberán contar con medios humanos capacitados y la maquinaria necesaria, además de los materiales precisos para llevar a cabo lo encomendado.

La licitación, por procedimiento abierto inferior al umbral comunitario, se publicará próximamente en el Portal de Contratación de Navarra y sale por un precio inicial de 200.000 euros al año (160.000 por ‘Trabajos programados de mantenimiento de murallas’ y 40.000 euros por ‘Otros trabajos’). El contrato tiene prevista la duración de un año y las ofertas podrán presentarse durante 18 días naturales, a partir del siguiente a su publicación.

El catálogo de elementos a mantener

Además de los cuatro puentes medievales cuyo mantenimiento es objeto del contrato, el conjunto fortificado de Pamplona deberá revisarse e intervenirse, siempre de acuerdo con los Servicios Técnicos Municipales, de realizar las tareas necesarias para evitar el deterioro del conjunto fortificado, una vez que ya está prácticamente terminado el proceso de recuperación y restauración de los 5 kms. de fortificaciones (salvo el Baluarte de Parma).

Este sistema de prevención establece dos tipos de tareas: trabajos programados de mantenimiento, que se realizarán regularmente, y trabajos puntuales que habrá de acometerse, incluso requiriendo personal especializado de forma esporádica. Las labores que tendrá encomendadas la empresa o agrupación de empresas que resulte adjudicataria del procedimiento serán, en el ámbito de la fortificación, desde la conservación y el mantenimiento, hasta la limpieza de elementos vegetales, suciedad o pintadas, pasando por la reparación de elementos de cantería o fábrica de ladrillo, la reparación y limpieza de la señalización y los trabajos auxiliares vinculados, como albañilería, jardinería o instalaciones en el entorno de las murallas. Para ello las propuestas de los licitadores deberán contar con medios humanos capacitados y la maquinaria necesaria, además de los materiales precisos para llevar a cabo lo encomendado.

La licitación, por procedimiento abierto inferior al umbral comunitario, se publicará próximamente en el Portal de Contratación de Navarra y sale por un precio inicial de 200.000 euros al año (160.000 por ‘Trabajos programados de mantenimiento de murallas’ y 40.000 euros por ‘Otros trabajos’). El contrato tiene prevista la duración de un año y las ofertas podrán presentarse durante 18 días naturales, a partir del siguiente a su publicación.

La señalética del conjunto amurallado trata de promover el conocimiento de Murallas y Ciudadela entre los ciudadanos, aportando información técnica e histórica al paseo. Es una forma de complementar los datos que ofrece el Centro de Interpretación de las Fortificaciones. Su mantenimiento y conservación también es objeto de este procedimiento de contratación.

El conjunto de la señalización del patrimonio Fortificado de Pamplona consta de 18 elementos: diez mesas, cuatro placas verticales y cuatro “totems” interactivos. Las mesas constan de un pie de metal (acero negro) sobre el que se sitúa, a unos 85 cms. de altura, un metacrilato de 100 x 40 cms. que recoge información específica acerca de lo que puede contemplar el paseante desde ese punto. Sus ubicaciones son Frente de Francia, Baluarte del Redín y Baluarte del Labrit; Fortín de San Bartolomé; Ciudadela (dos); Revellín de Santa Ana; Baluarte de Taconera; Baluarte de Gonzaga y Antiguo palacio y frente de la Rochapea.

Las cuatro placas verticales se encuentran situadas en Baluarte del Labrit, Fortín de San Bartolomé (dos elementos) y Puerta del Socorro. La información que recogen tanto placas como mesas se plasma en los cuatro idiomas en los que también se encuentran los contenidos del Centro de Interpretación de las Fortificaciones de Pamplona: castellano, euskera, inglés y francés. Los totems interactivos, réplica del elemento situado en el exterior de las casernas del Centro de Interpretación de las Fortificaciones de Pamplona, están situados además del mismo Fortín de San Bartolomé, en la calle Descalzos y en la Ciudadela (dos en esta ubicación, uno en la Puerta del Socorro y otro en el Cuerpo de Guardia).

« Volver