Centro de Interpretación / C3 – El lado humano de las murallas

El lado humano de las murallas

La importancia militar y estratégica de Pamplona, su carácter de plaza fuerte, influyó de modo significativo en sus habitantes, sus oficios, costumbres y modos de vida.

Fue también un factor determinante en su desarrollo urbanístico, un hecho común a otras ciudades, pero que en nuestro caso se prolongó de forma excepcional hasta 1915.

Más de 800 años de historia de estos viejos muros, y habitando entre ellos, generación tras generación de hombres y mujeres. Vidas, en suma. Tranquilas o azarosas, belicosas o pacíficas, siempre únicas, irrepetibles. La historia no suele detenerse en ellas, ni existe espacio capaz de contenerlas. Pero podemos evocarlas al menos, apenas una breve mirada al ayer.

Resistieron, aparentemente inexpugnables, el paso de largos siglos y temibles ejércitos. Hoy, sin embargo, han sido tomadas. Los asaltantes han sido deportistas, niños, grupos de jóvenes, jubilados, turistas… Pamplona ha conquistado su muralla.

La ciudad, sus vecinos e instituciones han transformado las antiguas defensas militares en espacio de encuentro, de cultura y ocio. La muralla es ahora permeable, accesible a todos. Hoy Pamplona redescubre su muralla, la hace suya.