Centro de Interpretación / C2 – Estrategias de defensa

Estrategias de defensa

El desarrollo defensivo de las fortificaciones es una respuesta a la necesidad de protegerse de un armamento cuyo alcance y poder destructivo crece imparable.

El aparente laberinto de murallas en el que nos introducimos al recorrer los fosos de la Ciudadela o del Redín, responde en realidad a una elaborada arquitectura defensiva. Cada uno de los elementos que componen el conjunto fortificado es el fruto de años de experiencia, en los que los ingenieros y tratadistas perfeccionaron progresivamente las tácticas de ataque y defensa. Dimensiones, ángulos, geometrías, alcances de tiro… son muchos los factores que determinan la lógica del largo proceso de construcción.

Baluartes, revellines, contraguardias… definiciones que hacen referencia a su diseño arquitectónico y función militar. Una visión de conjunto de los principales elementos defensivos que componen la fortificación nos permitirá familiarizarnos con ellos y ¿por qué no? identificarlos después en nuestro paseo por las murallas. Con nombres y apellidos.


 plantabaja_1

trailer